Ir a michoacan.gob.mx

Afianzan valores, alumnos del Instituto Latino de Morelia, a través del Taller de la Niñez: Secoem  

Morelia, Michoacán, a 02 de diciembre 2019. – Un príncipe iba a ser coronado, pero antes debía casarse. Dio una semilla a cada mujer, dentro de seis meses escogería como esposa a quien cultivara la flor más bella.

Una joven cuidaba con mucha paciencia y ternura de su semilla. Pasaron seis meses y nada había brotado. En la hora señalada estaba allí, con su vaso vacío. Todas las otras pretendientes tenían una flor. Anunció su resultado: Aquella joven con su vaso vacío sería su futura esposa. “Esta fue la única que cultivó la flor que la hizo digna de convertirse en mi esposa: la flor de la honestidad. Todas las semillas que entregué eran estériles”.

Éste, es el audio cuento “La flor más bella”, que forma parte de las actividades del Taller de la Niñez por la Honestidad y la Igualdad que impartió la Secretaría de Contraloría de Michoacán (Secoem), en el Instituto Latino de Morelia, en el que 223 niñas y niños visualizaron la aplicabilidad de los valores en su vida cotidiana.

El titular de la Secoem, Francisco Huergo Maurín, señaló que este programa educativo, se suma a los esfuerzos de las escuelas de educación básica para afianzar entre infantes valores cívico-éticos que se practiquen cotidianamente y que permitan una convivencia armónica, respetuosa y constructiva en la diversidad.

Con base en estudios neurológicos, que demuestran que un aprendizaje significativo se logra haciendo-jugando, subrayó el funcionario estatal, la administración del Gobernador Silvano Aureoles Conejo desarrolla este sistema para inculcar valores en las niñas y niños y lograr un cambio profundo de actitud que influya en la construcción de un Michoacán distinto.

Por lo que, de manera conjunta con las escuelas, a través del Cuadernillo Promoviendo Valores y actividades lúdicas interactivas, personal de Participación Ciudadana de la Secoem permitió que los alumnos de primer a sexto grado del Instituto Latino fueran parte de la historia, la vivieran y la hicieran suya.

“La diversión es parte del taller, por lo que el impacto y la recordación es mayor, y genera un aprendizaje vivencial”, detalló Huergo Maurín, quien agregó que a la institución participante de esta experiencia se le otorgó un reconocimiento que certifica su participación en este programa.

“Michoacán necesita de individuos informados, conscientes de su responsabilidad frente a los espacios que nos son comunes, interesados y dispuestos a participar y hacerse corresponsables. Es necesario retomar la educación orientada por valores como la honestidad, el respeto, la tolerancia y el diálogo, a fin de promover como fin último el bien de todos y el surgimiento de una generación de michoacanos con valores”, finalizó.